Publicado Febrero 02, 2022 | Pablo Iturra Saldías

La motivación y el cambio físico

Por lo general solemos decirnos a nosotros mismo, que no alcanzamos lo resultados que quisiéramos porque no tenemos la suficiente motivación o nos hace falta mucha fuerza de voluntad, pero ¿es realmente cierto?

La motivación y el cambio físico

Si me sigues en mi página de instagram, probablemente ya me hayas escuchado hablar algunas veces sobre el tema de la motivación. ¿Y por qué hablo tanto de esto?, pues principalmente porque la gente tiende a asociar sus acciones a la motivación que tienen durante el día.

Tenemos que entender que la motivación no es ilimitada y así como llega se esfuma rápidamente, es por esto que, más que estar dependiendo de tu motivación deberías utilizarla como punto de partida para crear y trabajar nuevos hábitos, de esta forma sabrás lo que tienes que hacer cada día para llegar de un punto A a un punto B o simplemente cambiar la situación en la que te encuentras y mejorarla.

Hoy te dejaré algunas ideas que te pueden ayudar a crear un nuevo hábito desde 0, esta fórmula me ha servido mucho a mí tanto en lo laboral como en mi proceso de cambio físico y estoy seguro que también te podrá servir a ti:

1.-Sé organizado y busca un punto de equilibrio: Parte importante en cualquier cosa que te propongas es saber lo que tienes hacer y tener un plan de acción claro. Enfócate en adaptarlo de tal manera que te sea fácil de seguir, esta es la única forma de llevar un proceso sostenible a lo largo del tiempo. 

Como recomendación parte con pequeñas acciones, si quieres empezar a entrenar, no es necesario que partas con 6 días a la semana, puedes empezar perfectamente con 2 y ya cuando sientes que eres capaz de agregar un día, lo agregas.

Lo mismo con la alimentación, si sientes que no eres capaz de seguir un plan alimenticio estructurado y muy estricto, parte por cosas más simples, como por ejemplo, cambiar el azúcar por endulzante o la bebida por agua, ese cambio es más realista y trata de repetirlo hasta que se haga costumbre.

2.-Pregúntate si vale la pena: Esta pregunta me la hago constantemente y me permite mantener el foco, no sólo preguntate eso sino que piensa en, que pasaría o a donde llegarás si dejas de hacer lo que tienes que hacer, porque te aseguro que tanto tú como yo nos preferiríamos quedar acostados en la cama en vez de levantarnos a entrenar.

3.-Comprométete con alguien más: Cuando inicié en el entrenamiento hace ya algunos años, empecé con mi mejor a amigo, nos poníamos de acuerdo para ir al gimnasio y nos ayudábamos cuando era necesario, si en tu caso te resulta difícil encontrar a alguien que te acompañe, busca algún profesional a quien puedas rendirle cuentas y que te supervise en lo que vas cumpliendo.

4.-No te rindas y vuelve a empezar las veces que sea necesario: Si eres de los que buscas cambios rápidos de un día para otro o en 4 semanas, déjame decirte que probablemente te acabes frustrando, no esperes revertir lo malos hábitos de 10 años en 1 mes. Este proceso no siempre es lineal y cuesta arriba, te aseguro por experiencia que tendrás más de algún día malo en el que querrás abandonar, es normal, esos días son los que tienes que darte aunque sea 5-10 minutos para entrenar, moverte un poco más o cuidar tu alimentación, aunque solo sea el desayuno. No te autoflageles que ni Lionel Messi llegó a donde está sin perder un partido ;).

Espero que esto te sea de ayuda para poder sobrellevar tu día a día y seguir con la frente en alto para alcanzar tus objetivos, piensa siempre en crear hábitos más que en hacer esfuerzo sobrehumanos.